2.3. Clases de fuego

Prevención y extinción de incendios

Es muy importante a la hora de arremeter contra un conato de incendio saber a que clase de fuego nos enfrentamos. Saber diferenciar el fuego y por lo tanto saber elegir un método de extinción adecuado puede suponer la diferencia entre una rápida extinción o la mas ineficaz acción.

A continuación detallamos los diferentes tipos de fuego que existen:

Es el fuego que involucra MATERIALES SÓLIDOS (madera, tejidos, papel, plástico, etc.).

Al quemar produce llamas, brasas, cenizas y una gran elevación de temperatura.

Se identifica con una letra A, encerrada en un triángulo.

Son fuegos denominados grasos, que involucran LÍQUIDOS COMBUSTIBLES, GRASAS Y GASES INFLAMABLES, tales como pinturas, aceite, petróleo, alcoholes, solventes, caucho, etc.

A diferencia de los fuegos de clase A, no dejan residuos al quemarse.

Su simbología es un cuadrado con fondo rojo y una letra B de color blanco.

 

Son fuegos que involucran EQUIPOS ELÉCTRICOS ENERGIZADOS Y MATERIAL ELECTRÓNICO, tales como motores eléctricos, maquinaria eléctrica, instalaciones eléctricas, etc.

Una característica de este tipo, es que además del peligro propio que genera el fuego, trae asociado además el peligro de electrocución.

El fuego de clase C no genera llama ni humo visible.

Se identifican con una C encerrada dentro de un círculo.

 

Es el tipo de fuego que ocurre en METALES COMBUSTIBLES. Casi todos los metales pueden arder bajo ciertas condiciones físicas, básicamente relacionadas con el tamaño de sus partículas, temperatura, estabilidad, pureza metálica lo que permite clasificarlos en dos grupos:

1. Metales combustibles de ignición espontánea: Son los metales alcalinos (sodio, potasio…), los metales usados como combustibles en energía nuclear (plutonio, uranio….).

2. Metales combustibles no susceptibles de ignición espontánea: Son el magnesio, el titanio y los usados en energía nuclear como el circonio y el hafnio. Todos representan un alto índice de inflamabilidad cuando están desmenuzados en virutas o polvo.

Se identifican con una D encerrada dentro de una estrella.

Es el tipo de fuego que origina incendios derivados de la utilización de ACEITES Y GRASAS en aparatos de cocina.

Esta clase se creó en 2005, al observar que estos líquidos no se comportaban igual que el resto, y no se podían usar los mismos agentes extintores que para las otras clases de fuego.

Se identifican con una K (por kitchen en ingles, que significa cocina) encerrada dentro de un hexágono.

CLASE DE FUEGO MATERIAL CARACTERÍSTICAS SIMBOLOGIA

A

Es el fuego que involucra MATERIALES SÓLIDOS (madera, tejidos, papel, plástico, etc.).

Al quemar produce llamas, brasas, cenizas y una gran elevación de temperatura.

B

Involucra LÍQUIDOS COMBUSTIBLES, GRASAS Y GASES INFLAMABLES, tales como pinturas, aceite, petróleo, alcoholes, solventes, caucho, etc.

A diferencia de los fuegos de clase A, no dejan residuos al quemarse.

C

Son fuegos que involucran EQUIPOS ELÉCTRICOS ENERGIZADOS Y MATERIAL ELECTRÓNICO, tales como motores eléctricos, maquinaria eléctrica, instalaciones eléctricas, etc.

Una característica de este tipo, es que además del peligro propio que genera el fuego, trae asociado además el peligro de electrocución. El fuego de clase C no genera llama ni humo visible.

D

Es el tipo de fuego que ocurre en METALES COMBUSTIBLES. Casi todos los metales pueden arder bajo ciertas condiciones físicas, básicamente relacionadas con el tamaño de sus partículas, temperatura, estabilidad, pureza metálica.

Se pueden clasificar en dos grupos:

1. Metales combustibles de ignición espontánea: Son los metales alcalinos (sodio, potasio…), los metales usados como combustibles en energía nuclear (plutonio, uranio….).

2. Metales combustibles no susceptibles de ignición espontánea: Son el magnesio, el titanio y los usados en energía nuclear como el circonio y el hafnio. Todos representan un alto índice de inflamabilidad cuando están desmenuzados en virutas o polvo.

K

X