11.1 IDENTIFICACIÓN DE ANDAMIOS

Todo andamio que se encuentre en proceso de armado, uso, modificación o desarmado debe estar siempre identificado mediante la instalación de una (1) tarjeta de color rojo, verde o amarillo, según sea su condición.
 
La tarjeta debe ser debida y completamente llenada y, junto con los demás documentos del andamio, debe ser protegida de la intemperie para evitar su deterioro.
 
Debe ubicarse en forma visible, junto a la escalera o lugar de acceso al primer cuerpo del andamio, a una altura de entre uno punto cinco (1.5) m y uno punto ocho (1.8) m del nivel del piso de referencia.
 
Los andamios deben ser identificados por un número consecutivo  y este debe ser escrito en la tarjeta del andamio con base en la estrategia de control que cada área defina.
 
Las tarjetas deben ser elaboradas en lámina de polietileno, o un material similar,  calibre 40 (1 mm, apróximadamente), con un ancho igual a diez y seis (16) cm, un largo de quince (15) cm, con una (1) perforación centrada en la parte superior y deben llevar el color de fondo correspondiente (rojo, amarillo o verde) por ambas caras.

Tarjeta de Color Rojo

Indica que el andamio está en proceso de armado, modificación o desarmado, o que se ha detectado en el mismo una condición peligrosa que debe ser controlada y que, por lo tanto, no es apto para ser usado.

Tarjeta de Color Verde

Indica que el armado o la corrección del andamio ha terminado, que cumple con todos los requisitos de seguridad y que, por lo tanto, es apto para ser usado.

Tarjeta de Color Amarillo

Indica que el andamio armado inicialmente ha sido modificado, retirando o debilitando al menos una (1) de las barreras o controles instalados, por requerimientos expresos de la labor para la cual fue diseñado y que, por lo tanto, sólo puede ser usado si se cumplen las precauciones adicionales definidas en un análisis de riesgos específico, las cuales, junto con el tiempo previsto para que se mantenga la modificación, deben estar consignadas en la tarjeta o en una lista de chequeo adjunta. Una vez terminada la labor que requirió la modificación del andamio, se procede a la normalización del estado del andamio y se instala nuevamente la tarjeta verde. No se considera andamio modificado aquél que, luego de prestar un servicio bajo tarjeta verde, es acondicionado o reformado para poder ejecutar una tarea, labor o actividad diferente, siempre y cuando el nuevo arreglo disponga de todas las barreras y controles requeridos.

X